viernes, 9 de diciembre de 2011

Doncella de viento..!




Doncella de viento..!


Lanzando un suspiro de aliento perfumado,

cuan polen a la caprichosa brisa desparrama,

flor en desconsuelo grita por su amado,

su corazón amargo, tan lejos se desgarra.


Es el estigma que la doncella tiene adosado,

cabalgando al viento sobre su vientre,

a su corcel deslizara sobre el aposento,

por solo un momento efímero, placer latente.


Un idilio ya designado, mostrado por un alba,

tempranamente tendrá su zenit majestuoso,

cruelmente una meta al comienzo está marcada,

cuando al ángelus anuncie un triste ocaso.


Trama de un amor, acariciadoramente prohibido,

amor destellante que cubre su pecho en piel,

quizás ilegal, por la frescura de su néctar adictivo,

frescura que beberá con su labios, tan solo él.


Doncellas de cuerpos desnudos, mujeres aladas,

liberan sus cuerpos por un sueño de fantasía,

marcadas como aquellas, por las desamoradas,

cosechado fruto de ser, una valquiria encaramada.








video







Derecho de autor: LEY 11.723 (235).- Propiedad intelectual
Registro - Expediente nº 853873 – 06/2010
Dirección Nacional de Derecho de Autor, Republica Argentina
Protegido por OMPI y el Tratado internacional de Suiza sobre derechos de autor.





DEJA TU COMENTARIO




lunes, 5 de diciembre de 2011

Ojos ausentes..!







Ojos ausentes..! 




Dulce claridad que refleja el iris de tu alma,



resplandor que se desvanece ante la embestida,



de la amarga desesperanza de aquello que no fue,



herida de muerte está la embelesada-flama.




Candente trunco de un idilio que consume tu pecho,



del martirio de tu cuerpo al infierno mismo,



por ganar la equívoca senda del efímero capricho,



por un te quiero, sin ser, pierdes tu camino.




Ocelo de tu alado manto, que despliegas al viento,



recorre su visión en paneo, ante un interrogante,



el porqué de esta soledad fría en desconcierto,



por el desaliento de una adoración carente.




Cuerpo en melancolía, por la luz de la mirada,



que ilumina la piel, desprovista del roce de las yemas,



estocada mortal que marca la flor de su seno,



a la espera, de que su figura sea apreciada.




Mirada ausente, semblante alegre y radiante,



en estado abismado, de dicha expresión,



pequeña escultura, cálida y enfervorizante,



aguarda que la abrigue una brisa de pasión.






video



Derecho de autor: LEY 11.723 (235).- Propiedad intelectual
Registro - Expediente nº 853873 – 06/2010
Dirección Nacional de Derecho de Autor, Republica Argentina
Protegido por OMPI y el Tratado internacional de Suiza sobre derechos de autor.







DEJA TU COMENTARIO




sábado, 3 de diciembre de 2011

Poemas en tu espalda..!



Poemas en tu espalda..!


Anoche en el zenit de la penumbra,

perdí mágicamente una breve poesía,

sus letras desvanecidas ante la carencia,

mirada ciega por la inmensidad vacía.





Divisé el ocre nimbo de tu pardo lienzo,

profundo bruno que copaba el aposento,

como un tenue corpóreo a la espera,

figura desnuda dibujada por incienso.





Sobre la humedad cálida de tu espalda,

plasmar con la pluma el tinte de pasión,

de tus  hombros a tus tibias nalgas,

transcribiendo pensamientos de seducción.




En la delicadeza de tu fina piel sin romance,

mis yemas denotaban a duras penas el fumé

y ante la pérdida mística del arte trivio,

sólo quedó buscar la huella de su perfume.










Derecho de autor: LEY 11.723 (235).- Propiedad intelectual
Registro - Expediente nº 853873 – 06/2010
Dirección Nacional de Derecho de Autor, Republica Argentina
Protegido por OMPI y el Tratado internacional de Suiza sobre derechos de autor.













DEJA TU COMENTARIO

lunes, 28 de febrero de 2011

Húmeda..!



Húmeda..!



Húmeda mi piel, que gotea cuan serena del alba,

mientras esculpen tus dedos lágrimas de seda,

peinadas sutilmente, por tu mirada de azul - gema,

posan en mi vulva, como polen de malva.



Húmedos mis pechos, glaseados por tu aliento,

llenan de placeres, como la crema con fresas,

entregados profundamente al fervor evoca,

erizan sus bellos, al sentir como las besas.



Húmedos mis hombros, como la luna de otoño,

mis cabellos planean, por tu rostro como aladas,

surcan las hojas por rincones sin retoños,

mientras bebes en el manantial de mi espalda.





Húmedas mis nalgas, convulsionan por tus caricias,

drenando las comisuras de caudales placenteros,

mientras inundas mi cola con besos de lujuria,

sedando poco a poco el inquietante deseo.






Húmedas mis piernas, corsé de tu aliento,

raudales de mi cuerpo impregnan tu vientre,

ahogan tu cintura, por un efímero momento,

para sentir en mi interior, fluidos fervientes.









Derecho de autor : LEY 11.723 (235).- Propiedad intelectual












DEJA TU COMENTARIO